El significado de la Técnica R.O.M.I.N.A. es el siguiente:

Reestructuración Médico Psicológica de la Obesidad Mediante la Intervención Nutricional y Dietética Avanzada.

La técnica ROMINA se aplica desde que el paciente acude por vez primera a la consulta. Desde el mismo momento de la visita informativa para incentivar el impulso del interés que muestra por su salud. Cuando un paciente acude a la consulta por vez primera tiene sobre todo, interés, preocupación, curiosidad o necesidad de “resolver” su situación.

La Motivación requiere de una construcción más consciente, más elaborada y en los primeros momentos esta motivación no es completa o sencillamente no existe más allá del interés por conocer.
Es entonces cuando el equipo multidisciplinar tratante del paciente se involucra en la tarea de convertir las dudas, inquietudes, intereses y hasta temores que refiere el obeso, en información y nuevos conocimientos para crearle al paciente sensaciones nuevas que le permitan asumir actitudes adecuadas para el tratamiento, además facilitando por parte del equipo de profesionales la creación de un clima de seguridad y confianza desde el inicio siendo este un factor fundamental para conseguir el cambio progresivo de los hábitos erróneos.

El equipo multidisciplinar
Tal y como detallan los protocolos internacionales para la colocación y tratamiento del Balón Intragástrico (BIG), el equipo multidisciplinar de trabajo en cada está conformado por diversos y expertos profesionales en el tratamiento de la Obesidad.
Medicina

Se trata de profesionales médicos de distintas disciplinas y especialidades, coordinados por el Doctor Víctor Toledo-Pimentel, especialista en Aparato Digestivo con una amplia experiencia de más de 10 años en la práctica de la endoscopia digestiva y en la técnica del BIG. Con más de 4000 balones implantados.

En las primeras visitas la exploración clínica investiga en el recorrido clínico de cada paciente en las diferentes áreas del equipo multidisciplinar. Se averiguan el estado de salud actual, alergias, antecedentes de relevancia y cualquier dato significativo que entorpezca o facilite el desarrollo del tratamiento hasta la toma de la decisión de iniciar el mismo.

Una vez que se despliega el protocolo de la técnica ROMINA, este seguimiento clínico se mantiene para revisar, ajustar, cambiar o sencillamente dar continuidad a las principales orientaciones por parte del facultativo correspondiente.
Es importante destacar que la disponibilidad médica de los profesionales que intervienen es durante las 24 horas del día mediante telefonía móvil permanente o mediante internet.

Nutrición y Dietética
Seguramente uno de los apartados de mayor inquietud para los pacientes es “como” llevar o asumir lo que identifican como “La dieta” del tratamiento.

Sin embargo, lo que distingue de la aplicación de la Técnica ROMINA, es procurar que las orientaciones en materia nutricional y dietética, se alejen de la concepción o criterios de estar sometidos a una dieta o régimen dietético estricto.
La idea principal es “enseñar a comer”. Es poner orden a la manera de comer en cuanto a los tiempos, las cantidades y el tipo de alimentación.

En esta área la responsabilidad estará a cargo de las especialistas en Dietética y Nutrición, Tecnología e Ingeniería Alimentaria, asignado a cada paciente quienes desarrollan las estrategias que permiten que estos asuman la manera de comer dentro del tratamiento, de la manera más amable y agradable posible.
Como es normal existen ciertas restricciones para algunos tipos de alimentos, sobre todo al principio.

Sucede sin embargo, que con la sensación de saciedad provocada por el balón y el orden de las comidas, el control de los contenidos en las raciones, las apetencias por los alimentos hipercalóricos van desapareciendo poco a poco.
Recordemos que la Obesidad tiene una enorme relación con el desorden de las ingestas y por las comidas sin control de horarios.
Uno de los valores en el apartado Nutrición, es construir y mostrar al paciente la tranquilidad de comer sano sin que esto parezca comer de manera incompleta.

Los pacientes aprenden a equilibrar de manera saludable pero también exquisita al paladar.
Cuestión de nuevos hábitos y costumbres desarrollados dentro de una labor dietético nutricional tan importante cuando se tienen en cuenta todas y cada una de las particularidades e individualidades de cada paciente.
Es enseñar a quien cocina en casa como hacerlo mejor no solo para el obeso sino también por lo general para toda la familia, la jornada laboral, viajes de trabajo, comidas de empresa, encuentros sociales, salidas nocturnas, vacaciones, fiestas señaladas, etc.
Sobre todo en pacientes muy jóvenes con una intensa actividad social más aún dado el notable aumento de la obesidad infanto-juvenil a tasas muy alarmantes en la actualidad que muestran el riesgo que tienes en estas edades tan jóvenes patologías de adultos muy obesos.

Psicología
Detrás de cada historia personal en la obesidad, existe la posibilidad de capítulos emocionales difíciles. La Obesidad tiene causas en relación a la manera de comer, pero las razones en la manera de comer no tienen relación alguna con los fogones, las grasas o el picoteo habitual en pacientes con sobrepeso.
Por ello la necesidad de una reestructuración psicológica y aquí está el primer reto en este apartado para los pacientes: Aprender a desvincular Emociones con Ingestas.

El campo de la Psicología tiene como objetivo reconstruir y reestructurar el campo emocional y cognitivo de los pacientes para desarrollar nuevas actitudes y hábitos personales que contribuyan a un comportamiento nuevo, cómodo y sano.
La meta principal es crear hábitos que son las verdaderas razones para conseguir la pérdida de peso.
Perder peso es una consecuencia. No es un fin en si mismo.

El verdadero objetivo es tener una visión diferente de las maneras de comer, que es lo que permite que la báscula vaya marcando menos kilos a medida que el paciente aprende.
Dentro de los objetivos del área psicológica esta la Prevención de cualquier síntoma o señal de la ansiedad y de tratarla cuanto antes en el caso de que apareciera.
Nuestra intención es acompañar los cambios físicos que derivan de la pérdida de peso progresiva en cambios psicológicos importantes.
Es reforzar las conductas positivas e inhibir las amenazas que puedan aparecer.
Estos son los fundamentos de la Técnica Romina en el área de psicología.
El seguimiento multidisciplinar mediante el BALÓN INTRAGÁSTRICO o DOBLE BALÓN
El tratamiento se desarrolla durante 2 fases:

FASE DE TRATAMIENTO:
La duración de esta fase es de 6 ó 7 meses y está en función de la permanencia del Balón Intragástrico (BIG) O BALONES INTRAGÁSTRICOS dentro de la cavidad gástrica.
Durante ese tiempo el paciente debe acudir a la consulta de los especialistas durante los dos primeros meses con una frecuencia semanal. Después de ese período las visitas se realizan quincenalmente hasta cumplir los seis ó siete meses, que es el tiempo que dura el Balón Intragástrico (BIG/BIGS) colocado en la cavidad gástrica.
Durante los meses en que el BIG/BIGS está alojado en el estómago, el Equipo Multidisciplinar despliega toda su estrategia para conseguir los Nuevos Hábitos, Las Actitudes, La Pérdida de Peso, El Control Médico y por supuesto Los Cambios tanto físicos como emocionales.

FASE DE MANTENIMIENTO:
Después de esos meses en que el paciente ha sido portador del BIG/BIGS, empieza la etapa en la que este tiene un tratamiento de mantenimiento, control, reforzamiento y los ajustes necesarios que correspondan.
Empieza a caminar acompañado. Son las primeras acciones sin Balón.
Esta etapa es importante, pues es el escenario en el que el paciente es sujeto activo en el tratamiento. Es cuando el proceso de aprendizaje y desaprendizaje empieza a dar frutos. El paciente gana en confianza, observa que las posibilidades del efecto rebote está en sus manos y que puede controlarlo y neutralizarlo. Sin embargo, los especialistas continúan actuando, corrigiendo y también reforzando los logros conseguidos. Esto mediante una aplicación específica de la Técnica ROMINA para conseguir el éxito de esta importante fase.
Posterior a los meses con BIG/S, los doce ó 18 meses restantes se basan en el control y seguimiento. En conseguir que los cambios en relación a la pérdida de peso sean además cambios que consigan al final de esta fase una persona más fuerte y segura.

ES UNA CUESTIÓN DE MOTIVACIÓN PERSONAL

“EN LA PREVENCIÓN DE LA ENFERMEDAD ESTÁ LA CURACIÓN DE LA MISMA”

Pide tu cita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *